elparaiso.mat.uned.es

¡Pulsa Aquí!

LO DIJO...

Posidonio  
 
Un día del hombre erudito es más largo que un siglo del ignorante.
 
El Paraíso de las Matemáticas - Laboratorio de Linux ~ Diez razones para cambiar (1)
.: Laboratorio de Linux :.
Diez razones para cambiar a Linux - 1

Miguel Ángel Gombau
Artículo editado en la revista 'Byte'. Editorial MKM. España 2001
Publicado en 'El Paraíso de las Matemáticas' con permiso de la editorial.

    ¿Le cuesta conciliar el sueño por las noches?, ¿su ordenador se pasa más tiempo reiniciándose que trabajando?, ¿no saca el máximo partido de las aplicaciones instaladas y se desespera al ver el resultado?. No se aflija, no es nada grave, tan solo se trata de ciertas incomodidades inherentes a casi todo el software realizado en la actualidad, y el tratamiento es muy simple, se precisa un cambio de sistema operativo.

    En las siguientes líneas expondremos diez razones por las cuales seria conveniente una migración a Linux, en ningún caso se va a decidir claramente cual de los productos es el adecuado, tan solo se van a confrontar las características conocidas tanto de uno como del otro, dejando que sea el usuario final el que decida.

1.- El desembolso económico a realizar

    Actualmente, el desarrollo de software es un proceso que requiere ingentes cantidades de dinero para sacar adelante un proyecto determinado. Esto es debido a que será necesario realizar unas complejas labores de investigación, análisis, diseño, codificación, etc.; las cuales consumen enormes cantidades de tiempo y esfuerzo personal. Todos estos gastos deben ser recuperados con creces en la fase comercial, para que el programa pueda ser considerado un éxito de gestión y planificación, o una completa debacle que puede acarrear la desaparición de la propia empresa creadora.

    Los sistemas operativos, como software vital que son, siguen la misma línea de actuación que cualquier programa, pero al pertenecer a un selecto club de dilatado aforo y de gran proyección, pueden establecer su valía económica a su libre albedrío y con total impunidad, dada la gran dependencia capital que sufre el usuario por este tipo de programas. Cierto es, que la piratería causa estragos en las ventas, debiéndose recobrar después con progresivas subidas en el importe final del producto, pero eso no justifica las desorbitadas cifras que lucen algunos sistemas operativos, más preocupados en mantener brillante su imagen, que en ofrecer a sus potenciales usuarios un producto de gran calidad.

    Linux aparece como siempre por la puerta de atrás, pero sin perder de vista los accesos principales a la fama, amparado sin duda alguna por su indudable calidad, y por poseer el precio mas ajustado del mercado informático, 0 Ptas. (o 0 Euros según queramos). Desde sus humildes comienzos, ha sido un factor inalterable que no parece que vaya a cambiar a largo plazo. En aquellos tiempos (hacia 1987), el sistema operativo más en boga era UNIX, pero como debido a sus restricciones legales y a su elevadísimo precio, era muy difícil trasladarlo a su estudio en el mundo de la enseñanza, surgió el Minix, una versión reducida pero funcional del gigante operativo, con un enfoque más docente. Pero la mala suerte quiso cebarse de nuevo en los estudiantes de informática, y el autor del estrenado software (el profesor Andrew S. Tanenbaum) exigió los diezmos por acceder a su obra, y ésta fue la gota que colmo el vaso de la paciencia de unos cuantos, entre ellos Linus Torvalds. Pocos meses después, nació Linux, un nuevo sistema operativo similar a UNIX, mucho más funcional que Minix, y cuya gratuidad lo elevo a cotas increíbles de popularidad, socorrido por el fenómeno GNU.

    Actualmente, el desvarío monetario se encuentra más acentuado si cabe, que en hace una década, por lo que el fenómeno Linux se plantea francamente atractivo, pudiendo incorporarnos, adquiriéndolo a través de múltiples cauces, ya sea descargándolo de Internet, siendo obsequiado en publicaciones informáticas, regalado en ferias del sector de alta tecnología, prestado por un amigo, etc. Cierto es que alguna de estas metodologías lleva un gasto asociado (teléfono o montante de la revista), independiente al del propio Linux, pero resulta francamente irrisorio comparado con los dislates exhibidos por los productos de la la competencia, y nos evita las pavorosas, reprobables y nada saludables tentaciones de conseguir un sistema operativo de estraperlo.

    Si por algún motivo no nos encontramos cómodos con este tipo de software gratuito, o recelamos infundadamente de la calidad obtenida por la cara, siempre podemos acudir a las numerosas distribuciones que existen de este sistema operativo. Por un módico precio (no más de 10.000 Ptas.), podremos hacernos con un paquete de programas que incluyen el Linux marca de la casa, aplicaciones profesionales y demos de herramientas comerciales. Con semejante reclamo, ¿quién no luce un flamante Linux en su ordenador personal?.

2.- Nueva instalación y hardware admitido

    Linux no ha sido, primigeniamente hablando, un sistema operativo destinado a un sector masivo del publico, germinó como un ensayo, de manera que cuando hizo su aparición, el proceso de instalación era muy rudimentario y entrañaba una dificultad considerable. Si tenemos algun/a conocido/a que trastease con las primeras ediciones del sistema operativo, nos podrá contar con pelos y señales (ya que se grababan a fuego), todas las vicisitudes sufridas al intentar ubicarlo en su PC (creación y mantenimiento de particiones, detección de hardware, etc.), las cuales hacían desistir a muchos, pero cuando se lograban superar, le henchían a uno de satisfacción por un trabajo bien hecho, y causaban la admiración entre nuestros semejantes.

    Como una ave fénix mitológico, el Linux actual ha resurgido de sus cenizas, superando con creces todos los inconvenientes planteados en un inicio. El proceso de instalación ha evolucionado una barbaridad en sencillez y claridad de entendimiento, permitiendo que cualquier usuario con unos conocimientos básicos informática, pueda acoplar el sistema operativo a su disco duro en menos que canta un gallo.

  
Con YaST2 de SUSE, la gestión de particiones y la instalación de paquetes y componentes hardware, iguala la sencillez de manejo que luce Windows, combinándola con una potencia superior en todos los aspectos.

    Instaladores como YAST 2 de la distribución SUSE 7.0, o los equivalentes en Red Hat, Debian y Mandrake (en sus ultimas versiones), realizan un trabajo exquisito a favor del consumidor guiándole en todo momento, a través de los inhóspitos mundos del creador de particiones Fdisk o la selección de los paquetes software que más se adecuen a sus necesidades. Nadie echará de menos la cuidada y logorreica imagen del programa de instalación de Windows, puesto que aquí también se ha optado por una interfaz de usuario a través de ventanas, desechando toda la información superflua que nos cuente maravillas sobre el software, transformándola en valiosos y específicos datos que serán muy útiles para realizar un correcto y eficiente proceso.

    Dando un giro radical, podríamos comentar la soberbia versatilidad que exhibe Linux en el campo del hardware, tanto en el ya considerado obsoleto, como en el de ultima generación. El sistema operativo, tiene las cotas de exigencia más bajas existentes en esta clase de software, funcionando sin problemas en equipos con un microprocesador 386 o equivalente, con 8 MB de RAM (aunque sin poder disfrutar apenas de las estupendas X-Window), fluidez no observada en la gama de productos de Microsoft, donde intentar hacer funcionar Windows 95 en el mismo dispositivo, es un ejercicio de masoquismo en grado sumo.

    Pero como actualmente son pocos los ordenadores de este tipo que subsisten en ámbitos de trabajo-ocio de alto nivel, un sistema operativo que se precie, debe modernizarse para satisfacer a un usuario inquieto que cada vez realiza más incorporaciones estrella para su equipo, y que espera que el desembolso de dinero realizado por ellas no caiga en saco roto. Linux cuenta cada vez más con el apoyo de las compañías fabricantes de hardware, lo que se traduce en una mayor difusión y aceptación de dispositivos solo utilizables por entornos Windows en los últimos años. Al presente, la detección de módulos dedicados de ultima generación, como las aceleradoras 3D (Geforce 1 y 2, Matrox G-400, ATI Radeon), grabadoras de CD, tarjetas de sonido y red, o puertos USB, es una realidad patente y sólida. Será necesario deshacerse por lo tanto, de ese fantasma de incompatibilidad enquistado en la leyenda negra de Linux, hoy por hoy, gracias al esfuerzo de todas las partes componentes de la familia del pingüino, es posible disfrutar al máximo de todas las excelencias de cualquier elemento, a un nivel casi similar al ofrecido por otros sistemas operativos más comerciales, con independencia de la plataforma en la que se halle instalada (x86, DEC Alpha, Sparc, MIPS, HP, etc.).

3.- Oferta y actualización

    El diccionario define como oferta, a la presentación publica o privada de mercancías, con la intención de venderlas. Como en la mayoría de los mercados, el informático “sufre” monopolios más o menos acentuados y una oferta escasa, dependiendo en gran parte del grado de dependencia que soporta el comprador frente al producto, no ya por su calidad, sino por la escasez de competencia existente, que obliga a lanzarse directamente a las fauces del león.

    Eso es exactamente lo que ocurre con Windows, que es un estándar de “uso”, no de “facto”, se emplea porque es lo que posee todo el mundo y porque es para lo que desarrolla todo el mundo. Y dado que hasta ahora no existía una alternativa estable en el mercado semiprofesional, se obligaba al usuario a comulgar con ruedas de molino, a base de sacar software pseudofuncional y de hacer esperar durante un dilatado periodo temporal, a la bendita actualización o nueva versión que acabase con las contrariedades de la precedente.

    Con el avance de Linux, este manejo unitario del sector se ha ido acabando de manera progresiva (aunque todavía será necesario algún que otro empellón), en pos de una mayor difusión y variedad de los sistemas operativos, proporcionando la inestimable capacidad de poder elegir en un momento dado, el producto que más nos satisface o se amolda a nuestras necesidades.

    La creación de multitud de distribuciones, como Red Hat, SUSE, Debian y Mandrake (las más populares), junto con sus derivaciones lingüísticas nacionales (vease EsWare) -cada una con sus propias características-, pero siempre basadas en un núcleo ejecutivo (o Kernel) común, crean el perfecto caldo de cultivo para el desarrollo de aplicaciones propias y herramientas variadas, que harán decantarse al usuario a favor de una de las ediciones. No obstante, y como rasgo diferenciador respecto a otros modelos software, la compatibilidad se conserva (hasta cierto punto) de un producto Linux a otro. El programa creado para este sistema operativo por una “Third Party”, funcionará en Red Hat, SUSE, Debian y Mandrake, independientemente de quien sea el propietario de ambos. No ocurre lo mismo con los paquetes de software propios de cada distribución, donde el intercambio de información no es nada recomendable en algunos casos, y puede desencadenar las más histriónicas carcajadas de locura del avispado experimentador, al ver los resultados obtenidos.

    Linux, al ser un medio avanzado de software, no esta exento de sufrir algún que otro “bug”, ya sea por errores de concepto, requisitos, diseño o codificación, y sin embargo, a nadie se le escapa que su estabilidad y calidad de funcionamiento son míticas. Pero como nunca llueve a gusto de todos, es posible que alguna incoherencia deba corregirse, y por esa y muchas más razones, se actualiza el kernel del sistema cada pocos tiempo (del orden de tres o cuatro meses), lo que le sitúa en un escalafón más alto con respecto a su competidor Windows, cuyo intervalo de actualización nunca disminuye de un limite inferior a diez meses, razón que lo convierte en impopular teniendo también en cuenta que hay que pagar por su adquisición, en contraste con el gratuito Linux.

    Seguramente más de uno pudiera recelar de un sistema operativo que se renueva en reducidos períodos temporales, y cuyas actualizaciones son obra de un amplio elenco de personal desconocido que ofrece su trabajo a través de la Red de redes. Para tranquilizar a cualquier incrédulo potencial, cada nueva modernización es certificada por un comité de expertos, entre los que se encuentra el mismísimo Linus Torvalds, asegurando un mínimo de calidad en un producto que es un autentico ídolo de masas, ya que como aduce su propio reclamo, si no pasa por nuestras manos, no es Linux.

<< Anterior Siguiente >>

Laboratorio de Linux
  El laboratorio es una iniciativa dedicada a difundir nuestras experiencias con Linux como sistema operativo ideal para estudiantes y profesionales de ciencias experimentales e ingenierias.

El legado de Tux

Nunca es tarde para cambiar si la variación merece la pena, y a Microsoft le ha salido un serio competidor que puede arrebatarle muchos seguidores desencantados por sus torpezas, Linux. Este modesto sistema operativo, ha ido escalando posiciones lentamente hasta situarse en una ventajosa situación desde la que intenta resolver la eterna pregunta..., ¿existe vida después de Windows?.

Características RH Linux

Gratís
Oferta de
hardware
compatible
Muy amplia
Ordenador
mínimo
386, 8 MB
Soporte VB
No
Soporte Oracle
Media de
desconexión
Muy baja
Rendimiento
Alto
Soporte 64 bits
Desde 1995
Administración
remota
Rendimiento
Multiproceso
Excelente
Soporte multi-
procesamiento
simétrico (SMP)
Desde 1995
Soporte Clustering
Desde 1997
Límite Clustering
8
IP Security (IPSec)
IPv6
Disponible
Reinicio
post instalación
No
Disponibilidad del
código fuente
Total
Aceptación general
Mediana en franco crecimiento
Número de usuarios
Millones

Características
Windows NT

Gratís
No
Oferta de
hardware
compatible
Discreta
Ordenador
mínimo
486-Pentium,
16 a 32 MB
Soporte VB
Soporte Oracle
Media de
desconexión
Mínimo 25
minutos /
semana
Rendimiento
Similar a Linux
Soporte 64 bits
Año 2001
Administración
remota
Rendimiento
Multiproceso
Discreta
Soporte multi-
procesamiento
simétrico (SMP)
Desde 1993
Soporte Clustering
Desde 1997
Límite Clustering
2
IP Security (IPSec)
IPv6
Disponible
Reinicio
post instalación
Usual
Disponibilidad del
código fuente
Nula
Aceptación general
Es estándar
de uso
Número de usuarios
Millones

Características Solaris

Gratís
No
Oferta de
hardware
compatible
Limitada
Ordenador
mínimo
Pentium, 32 MB
Soporte VB
No
Soporte Oracle
Media de
desconexión
Muy baja
Rendimiento
Inferior a Linux
Soporte 64 bits
Administración
remota
Rendimiento
Multiproceso
Excelente
Soporte multi-
procesamiento
simétrico (SMP)
Desde 1990
Soporte Clustering
Desde 1994
Límite Clustering
4
IP Security (IPSec)
IPv6
Disponible
Reinicio
post instalación
No
Disponibilidad del
código fuente
Nula
Aceptación general
Pequeña
Número de usuarios
Cientos de miles
Lunes, 14 / 10 / 2019
   BUSCADOR
 

   TU CORREO
Usuario
Contraseña

   MATRACAS
Lista de correo gratuita
.: Chismes de Adán y Eva :.
Adios a Elisenda Fo...
WolframAlpha: El mo...
WIRIS para Mac...
Third CEU Summersch...
¡Más y más actualiz...
Cerca de 500 MB de ...
Ha llegado el momen...
WIRIS, matemáticas ...
El Universo Matemát...
Segundas Jornadas d...
Los Elementos de Eu...
VI Semana de la Cie...
Tras varios meses d...
¡Chiflados por los ...
Otro verano más, to...

 

Todos los derechos reservados. El Paraíso de las Matemáticas 2015Información Legal Política de PrivacidadAyudaEmail